Antropología Jurídica

Universidad de Tarapacá - Derecho 2009


    Discriminación de género MUJER INDIGENA (PRIMERA PARTE)

    Comparte

    bryan miranda

    Cantidad de envíos : 5
    Fecha de inscripción : 18/05/2009

    Discriminación de género MUJER INDIGENA (PRIMERA PARTE)

    Mensaje por bryan miranda el Vie Jul 03, 2009 5:30 pm

    LA CONSTRUCCIÓN SOCIAL DEL GÉNERO Y LA
    DISCRIMINACIÓN DE LA MUJER INDÍGENA
    Brayan Miranda Meneses

    INTRODUCCIÓN.

    El presente trabajo tiene como finalidad identificar la problemática existente sobre la discriminación de género femenino, legitimada a lo largo de la historia y latente en la sociedad actual. Estará abordado desde la perspectiva de la mujer indígena, tanto en un contexto mundial, latinoamericano y nacional.

    Este tema se desarrollará a través de distintos ejes, que complementan la finalidad antes mencionada. El primer eje, consiste en la perspectiva general de las desigualdades según el género, basadas en el origen teórico de esta “construcción social”, que sirve como fundamento de la actual consistencia y legitimidad a nivel mundial de la discriminación femenina. En el siguiente eje, se adentrará en la realidad de las mujeres indígenas en el contexto latinoamericano, identificado a través de distintos puntos de vista, como por ejemplo: las exigencias sociales reivindicatorias, la identificación de brechas y desde los ámbito jurídico, económico e incluso estadístico. Otro eje esencial es la relevancia que tiene la educación en la discriminación indígena-femenina, estrechamente vinculada a la estratificación social caracterizada por la desigual distribución de las riquezas, institución predominante en Chile y en como esta última se transforma en un problema de fondo a nivel nacional. Los ejes con que finalizará serán las medidas, tanto gubernamentales como privadas destinadas a dar solución a la problemática del no reconocimiento de los derechos y de la inobservancia de las demandas de la mujer indígena, no obstante, podemos identificar algunas medidas gubernamentales que no consiguen la eficacia que en teoría plantean, así como también otras, que tal vez no dan una solución de fondo a la problemática, pero contribuyen desde distintos ámbitos a la reivindicación, reconocimiento y valoración, tanto de la mujer indígena, como de la cultura autóctona de los pueblos originarios dentro de la sociedad moderna y globalizada.

    DESARROLLO

    En un contexto universal y abordado desde la perspectiva de la esencia humana, se considera que tanto hombres y mujeres son iguales, es decir, seres humanos. Una condición propia de los humanos es la pluralidad, por tanto no somos iguales a cualquier otro que vivió, viva o vivirá, esta idea es manifestada por Hannah Arendt, prestigiosa teórica política Alemana.

    Existen evidencias de distintas culturas que se han desarrollado a través de la historia de la evolución humana, en las cuales no ha existido una diferenciación entre lo público y privado, situación que otorgaba espacio a la coexistencia de las tareas diversas y desarrolladas por ambos sexos en un contexto de co-participación. No obstante a lo anterior, en algún periodo de la historia se produjo un cambio radical en la concepción de las actividades económicas y sociales, en la cual se pasa de una actividad basada en el trabajo sobre la tierra circundante al hogar y compartida entre el hombre y la mujer, a un trabajo fuera del hogar, definiéndose así la diferencia de roles, donde el hombre queda relegado a lo público y la mujer al dominio privado. Así como señala un postulado de Aristóteles que indica que el hombre, desde que nació la Ciudad-Estado comenzó dos vidas, además de la vida privada una especie de segunda vida, la vida política, iniciándose la distinción entre lo privado o lo que es suyo (idion) y lo público o lo que es comunal (koinon). Ahora bien, lo público puede verlo y oírlo todo el mundo e incluso el término “público” significa el propio mundo, en cuanto es común de todos nosotros y diferenciado de nuestro lugar poseído privadamente en él. En contraste, la “privación” de lo privado radica en la ausencia de los demás, por ende cualquier cosa que realice el individuo privado carece de significado y consecuencia para los otros. Desde ahí entonces los roles masculinos fueron adquiriendo más poder, dejando la actividad de la mujer en un segundo plano, en un plano subordinado, derivado de la invisibilidad de la mujer en lo público, la mujer privada no aparece y por tanto es como si no existiera.

    Para dar una solución de fondo a esta problemática vigente hoy en día, es necesario una reconfiguración de la sociedad, basada en la resocialización de ambos roles, donde no solo se requiere el reposicionamiento de la mujer en lo público, sino que también el hombre necesariamente debe co-participar con la mujer en esta tarea. Esta es la postura de Elena Águila, cuando plantea la necesidad de desplazarse de la "arrogancia" que implica el sentirse superior, ejemplar, inimitable, a la "humildad", que nada tiene que ver con la sumisión, "humildad" de reconocerse parte de una pluralidad.

    De forma análoga a los roles derivados del género, están además los estereotipos según el género, que produce que a las mujeres se les considere con menos atributos deseables que los hombres, considerándolas como dependientes, pasivas , modestas, muy emotivas, etc. La razón de existencia y predominio de estos últimos no se encuentra en la lógica de la evolución humana, de acuerdo a lo que Riane Eisler indica, “como muchos científicos han señalado, la evolución no esta predeterminada”, por el contrario, desde el inicio hemos sido co-creadores activos de nuestra propia evolución. Entonces es posible aseverar que las diferencias de género son construcciones sociales manifestadas en los roles plasmados en cada cultura, adentrados al comportamiento como una cosa natural e ineludible de la naturaleza humana, proceso de aprendizaje que no es conciente y escapa de la voluntad.

      Fecha y hora actual: Jue Nov 23, 2017 10:06 am